MANUEL NOTARIO:
"Lo importante son las canciones, antes y ahora".

MANUEL NOTARIO:

Sonorama siempre es especial y esta 25 edición me ha regalado una de las entrevistas que más deseaba realizar. No consistía solo en hacer unas cuantas preguntas, no consistía solo en hacer una entrevista a uno de los managers musicales más importantes e influyentes de nuestro país, no consistía solo en hablar de grupos tan importantes como Izal, Los Secretos, Loquillo o Miss Caffeina, realmente consistía en sentarme a charlar de música con una persona a la que tengo especial cariño y admiración, consistía en sentarme a charlar de música con un amigo, consistía en charlar de música con Manuel Notario.

Quedamos el viernes para desayunar con Manuel sobre las 10.00h en el Hotel Torremilanos, que se ha convertido (desde hace bastantes años ya) en su cuartel general durante los días del festival, en su refugio y en su espacio de relax lejos de los decibelios de los escenarios. Un entorno de calma y silencio, rodeado de campos de viñedos, que aporta la tranquilidad necesaria para afrontar los largos e intensos días que supone la cita arandina. Esta entrevista estaba organizada justo para la semana en que se decretó el confinamiento domiciliario por estado de alarma en nuestro país debido a la Covid19 pero, seguramente el azar, nos ha llevado a realizarla en un momento y en un entorno realmente especial.

Nos esperaba sentado en un coqueto rincón de la parte privada del hotel. Con el sonido tenue de fondo del hilo musical y al olor de un buen café recién hecho, nos pusimos a charlar largo y tendido durante casi dos horas.

Para empezar, cuéntame una anécdota sobre "managers".

Manuel - Cuando empecé en la música todo el mundo se movía por Malasaña, allí era donde se cocía todo el ambiente musical de Madrid. Recuerdo escuchar a todo el mundo hablando de un tal Pito, manager de Gabinete Caligari, Alaska, Nacha Pop… nunca conseguía verle, pero se hablaba de él a todas horas, estaba claro que empezaba en una industria difícil de acercarte a ella.

¿Cuál ha sido el último concierto que has ido que no sea por trabajo?

Manuel - En junio fui por quinta vez a ver a los Rolling al Wanda, mi intención era pasarme por el acto social que suponía su concierto, pero su directo me voló la cabeza, dieron una verdadera lección de rock unos tíos de 80 años, en ese momento tuve claro que me iba a resultar difícil volver a disfrutar tanto de un concierto en los próximos días, me equivoqué, ayer estuve viendo a Future Island en el Sonorama y fue un conciertazo, me subí al lateral del escenario y me quedé totalmente hipnotizado desde la primera hasta la última canción.

¿Cómo ha afectado la pandemia al sector?

Manuel - La pandemia ha afectado mucho a todo el sector, solo los grupos que conseguían vender muchas entradas pudieron trabajar. El primer año, de los grupos de la oficina, solo tocaron Izal y Miss Caffeina y los demás grupos tocaron muy poco.

En el sector, muchos querían girar y no podían y otros que podían girar no querían.

Es verdad que nosotros, al menos, pudimos cubrir los gastos, pero se de otras oficinas que lo han pasado realmente mal y han tenido muchas pérdidas.

Este año, por fin, han cambiado las cosas y ha funcionado todo muy bien, en general todos los grupos han conseguido hacer muchas galas.

Últimamente se han escuchado comentarios sobre algunos caches desorbitados ¿Qué hay de verdad sobre todo eso?

Manuel - La verdad es que se ha vuelto a los cachés que estaban antes de la pandemia. Todos los festivales han funcionado a tope este año y eso ha hecho que se pudiera volver a la normalidad muy rápido.

Llevas ya 38 años de carrera como manager musical al frente de Hook y habrás pasado por todo tipo de situaciones en este tiempo ¿Cuál ha sido el momento que recuerdas con más cariño?

Manuel - El momento que recuerdo con más cariño fue cuando empecé a trabajar con Rey Lui, era como estar en un sueño. Siempre me ha apasionado la música y cuando empecé no tenía ni idea de cómo era este mundo y todo me parecía maravilloso y muy emocionante.

Más adelante, fiché a Danza Invisible, cuando entraron en la oficina habían pasado 5 años desde mis comienzos, había sido un periodo durísimo y cuando llegué a la primera gala fue el momento en el que más orgulloso me he sentido, recuerdo bajar del coche, mirar al escenario, ver todo el equipo de sonido montado y pensar… "Joder, a ese grupo lo llevo yo, soy el manager ? ". Después de mucho esfuerzo, fue una sensación muy gratificante de crecimiento profesional.

A nivel de satisfacción personal uno de los mejores recuerdos que siempre tendré fue poder trabajar con Enrique Urquijo, le adoraba y también haber trabajado con Santiago Auserón, porque es un artista extraordinario.

Con el tiempo llegó Izal y eso ha sido otra dimensión, he podido disfrutar todo el recorrido completo, cogí al grupo desde cero y llegamos a lo más alto, es una experiencia maravillosa. Ya han pasado 10 años desde el primer paso que dimos y es como si no hubiera pasado el tiempo, lo de Izal es una gran recompensa a una carrera de tantos años.

También habrás pasado por momentos menos bonitos ¿Cuál ha sido el momento más difícil que recuerdas?

Manuel - Uno de los momentos más complicados que recuerdo fue cuando trabajamos para Pepsi, fueron 4 años y era lo que realmente mantenía a la oficina, los grupos apenas aportaban beneficios en esos momentos, de repente, Pepsi dejó el mundo de la música en general y nos quedamos ese año sin nada que lo supliera ni de lejos.

Ese mismo año me ofrecieron llevar a Chenoa y a Natalia, era el primer año de Operación Triunfo y con eso habría funcionado la oficina, pero dije que no y aguantamos como pudimos. A los 5 meses me llamó Amaral para entrar en la oficina y a partir de ese momento volvimos a recuperarnos con un grupo de mucho éxito mediático.

Es verdad que ese año fue muy complicado en general, pero aprendí que con los sponsor puedes trabajar muy bien pero si la Dirección General de la compañía dice que deja la música y se va al fútbol, por ejemplo, estás perdido, independientemente del trabajo que hayas realizado. En ese momento me quedó claro que no podía volver a depender de un sponsor, una cosa es una colaborar de manera puntual, que lo hago encantado, y otra es necesitar todos los años colaborar con una determinada marca.

¿Has pensado el algún momento en dejarlo todo?

Manuel - No, nunca. Cuando tenía 15 años mi padre me daba 500 pesetas, y lo primero que hacía era irme a comprar un vinilo. Todo el dinero que juntaba era para comprarme vinilos porque adoraba la música y hoy en día lo sigo haciendo.

Siempre he tenido la inquietud de descubrir discos y grupos nuevos, antes me podía guiar por las recomendaciones de los locutores, pero ahora son las plataformas digitales y, realmente es Tidal la que se acerca más a mis gustos, aunque estoy en todas para intentar no perderme nada.

Tú eras el manager de Enrique Urquijo cuando falleció ¿Cómo fue para ti ese momento?

Manuel - Como he dicho antes, yo adoraba a Enrique y fue un momento muy doloroso y complicado para mí. Me acuerdo de que estaba viendo un partido de España con mi hijo y me llamó Alfonso Pérez para comunicarme el fallecimiento de Enrique, en ese momento, me pegó un shock brutal, me levanté del sofá, me vestí y fui corriendo al portal donde lo encontraron. Pasé toda la noche ahí, velando a Enrique junto a Alfonso y su hermano Mariano que era el presidente de Warner, al día siguiente atendí a todos los medios y fue muy desagradable,

Enrique era una maravilla de persona y de artista, creo que está entre los artistas más grandes que ha tenido la música española y tuve la suerte de trabajar con él. Llevamos ya muchos años sin él y me da mucha pena, hemos perdido muchos buenos discos los que amamos la música. En la última época el ya no quería seguir con Los Secretos, quería apostar por lo suyo, Los Problemas y me parece que estos discos han envejecido mejor.

Enlazando un poco la pregunta anterior y con los tiempos de la movida, ya que tú has trabajado con bandas como Danza Invisible, Loquillo, Gabinete Caligari, Ariel Rot o Los Secretos ¿Cómo era currar en aquellos tiempos sin internet, YouTube, Spotify….?

Manuel - Cuando ibas a una gala, te tenías que llevar una buena bolsa de monedas para poder comunicarte con tu oficina, parabas en una gasolinera para llamar a tu secretaria y te informaba de todo lo que había ocurrido. Tu secretaria, se sabía de memoria todos los pasos que ibas a dar a cada momento del viaje y con quien habías quedado en cada sitio. Si había alguna cosa importante, ella te podía llamar en cualquiera de las citas que tenías…

Si hablamos del diseño de una página de publicidad era otra odisea. Alguien hacia el diseño y tú tenías que ir a su estudio a verlo o él tenía que venir a la oficina a mostrártelo. Si cambiabas cualquier cosa del boceto inicial, pues otra vez el mismo proceso de nuevo. Cuando llegó el fax, algo se adelantó. Aunque no estaban los colores, por lo menos el encuadre de las letras o las fotos ya lo tenías. A mí me encantaba coleccionar los fotolitos del final de cada diseño.

Ahora todo es inmediato, estas todo el rato colgado del móvil y eso es un poquito estresante.

Los grupos de los 80/90 tenían unos frontman con personalidades muy marcadas como Loquillo, Alaska o Bunbury y parece que ahora hay más sensación global de grupo ¿Cómo han variado las bandas en todo este tiempo?

Manuel - Ha cambiado mucho la manera de ser de los músicos de los 80 respecto a los de ahora, ahora se ha convertido en una profesión, antes era una diversión, nadie pensaba en vivir de ella toda la vida. Antes nadie se metía en esto para que fuera un trabajo, pero ahora todos los grupos quieren que este sea su trabajo.

Ahora los grupos son mucho más prevenidos ante lo que pueda venir y no se hace casi nada al azar, mientras que antes se hacía todo por inercia, sin calcular tanto lo que podía pasar.

Eso sí, hay una cosa que es infalible antes y ahora y son las canciones. Cuando tú oyes una canción y te alucina, es lo mismo hace 40 años que ahora. Eso es lo único que no ha cambiado, una gran canción siempre lo será.

Entonces, alrededor de la música hay ahora una "policía de lo correcto". ¿Eran los grupos más libres antes que ahora?

Manuel - Totalmente. Antes los grupos hacían lo que les daba la gana y yo he visto verdaderas alucinaciones en hoteles, en escenarios…. era todo mucho más loco, ahora está todo más programado, más medido y no hay tanta improvisación. No sé si será mejor o peor, lo que si se es que antes se podía parar en mitad de un concierto por cualquier motivo y a los 5 minutos continuar como si no hubiera pasado nada, ahora, si eso pasa, el mismo grupo piensa que el bolo ha sido un desastre. Son visiones distintas de un mismo hecho en momentos distintos.

Si no recuerdo mal, llegaste a trabajar con Bunbury. ¿Qué recuerdos tienes de trabajar con él?

Manuel - Trabajé con Bunbury justo cuando se separó de Héroes del Silencio y presentó su primer trabajo en solitario, Radical Sonora, pero no fui su manager, hacia la contratacion. Recuerdo esa gira durísima, era la primera que hacía en solitario después de haberse separado el grupo.

Ahora tiene otro mánager, Nacho Royo, es un tipo genial y buen amigo desde hace muchos años. Cada vez que he ido a ver a Enrique Bunbury me han tratado de puta madre, me parece un artista increíble que sabe mezclar muchos estilos, una coctelera perfecta. No hay mucho que decir de su carrera, sólo hay que verla.

Aún recuerdo, hace unos cuantos años ya, que me comentaste que tenías un grupo nuevo que iba a ser un pelotazo y que podía entrevistarlo para la web. Recuerdo preparar casi a ciegas esa entrevista porque no tenía ni idea de ese grupo, ni que tocaban…. Hoy en día llenan varios días seguidos el Wizink Center y son cabeza de cartel de este Sonorama 2022 ¿Es Izal el mayor reto de tu carrera y el mayor éxito? ¿Qué simbolizan para Manuel Notario?

Manuel - Izal es, sin duda, el grupo más grande que he llevado. Con ellos todo es muy cómodo y tranquilo, siempre hemos consensuado todo por votación. Como equipo, yo he dado mis consejos, que unas veces se han seguido y otras veces no, jamás hemos pasado una mala racha entre nosotros, es muy bonito ver crecer a un grupo desde el principio.

La primera vez que fui a verlos fue en el Café del Foro que tiene una capacidad de 150 personas y ese día había unas 90. Después todo fue muy rápidamente, El Sol, La Riviera, el Wizink y, al final, llenamos tres días el Wizink, siendo cabeza de cartel de todos los festivales. Ha sido una locura maravillosa sobre todo por haber vivido todo el desarrollo del grupo desde cero, ha sido muy estimulante, ahora ya se han convertido en amigos personales.

Si hablamos de las canciones, creo que no hay un escritor igual en este país ahora mismo como Mikel. Igual que pensaba en su día de Enrique Urquijo, no está suficientemente valorado. He trabajado con artistas muy grandes y sé muy bien lo que digo, es muy injusto que Mikel Izal no esté catalogado actualmente como uno de los mejores compositores de este país. Pienso que el tiempo pondrá todo en su sitio. Para mí, las canciones son lo más importante de todo.

¿Cuándo decidiste apostar por Izal?

Manuel - En plena crisis de 2008 habíamos hecho una revolución en la oficina apostando por muchos grupos nuevos, teníamos al grupo mas grande de Hook sin girar y lo pasamos fatal porque las nuevas bandas cobraban muy poco.

Entonces aposté todo por Izal, porque creía firmemente que iban a triunfar, había que meter un dinero en ellos, que en ese momento no lo teníamos y mi mujer y yo decidimos invertir de nuestro dinero personal para sacar adelante el proyecto. Fuimos a muerte con ellos y tuvimos la recompensa porque fueron subiendo cada vez más hasta lo que son hoy en día.

¿Qué es la música para Manuel Notario?

Manuel - Después de mi familia, lo más importante. Es lo que me hace levantarme todos los días. Me gustan muchas cosas como leer, el futbol, ver películas y series, pero por encima de todo está la música. Me decía ayer Alberto de Miss Caffeina, mientras veíamos el concierto de Future Island - "Mira Manuel qué bonita es la música. Mira cómo está todo el público ahí delante emocionado. Esto solo lo consigue la música" -. Es verdad y tiene toda la razón, esto solo lo consigue la música.


Autor: Víctor López
Lugar: Aranda de Duero
20 de septiembre de 2022