SONORAMA...
You will never walk alone

SONORAMA... You will never walk alone

El SONORAMA más extraño de nuestra vida, daba comienzo el 12 de Agosto, precedido por unos días en los que se instauraba sobre el Festival la ceremonia de la confusión. Pocos días antes de que diese comienzo y tras diferentes reuniones con las autoridades, la organización de Sonorama Ribera decidía cambiar el planteamiento inicial para esta edición, que era un aforo de 5.000 personas que podrían estar de pie y con mascarilla, y pasaba a una división del recinto en sectores de 1.000 personas donde los asistentes disfrutarían de los conciertos sentados en una silla. Medidas tomadas para adaptarse a las recomendaciones sanitarias y como ellos mismos decían "poder celebrar un festival seguro".

Este cambio de decisión, apenas una semana antes de que diese comienzo el Festival, generó gran revuelo en las redes, el desconcierto se instaló entre los asistentes que planteaban infinidad de dudas acerca de cómo se iban a asignar los sectores, que ocurriría con las personas que no llegasen juntas y demás cuestiones relacionadas con la celebración que generaban desconcierto entre el público. No faltaron las quejas por este cambio de última hora y la red se inundó de mensajes de desacuerdo, una vez la organización fué resolviendo las dudas. La asignación de los sectores sería por orden de llegada a la taquilla a recoger las entradas y este sería para los tres días. La situación no mejoró cuando se publicaron los horarios, conciertos que iban desde los 50 minutos hasta la 1:20 min para Vetusta Morla…..

Y con este revuelo previo comenzaba Sonorama 2021……….

Día 1: Lo primero que nos choca al llegar a los alrededores del recinto es la escasa presencia de coches y gente, en años anteriores hervideros de asistentes tomado algo al son de la música de sus vehículos. Una vez entramos al recinto por nuestro acceso correspondiente, nos vuelve a llamar la atención las filas de sillas que ocupaban la explanada del recinto, más parecido a un mitin veraniego de un partido político en campaña electoral, que al del recinto arandino de ediciones anteriores donde la masa de gente se movía en todas direcciones al sentir de sus deseos. Y si, las sillas eran incomodas, cansadas y un coñazo para ver un festival pero…¿Había alguna otra manera mejor de poder celebrarlo en la situación actual? No vamos a entrar en los cambios de las condiciones de celebración del festival después de la compra de los abonos o en por qué se ubicó a la gente en el recinto por orden de llegada y no por orden de compra del abono (medida que hubiera parecido más lógica) que es un tema que daría para un texto propio y del que las redes ya han dado buena cuenta estos días.

Pues vamos con lo que nos interesa y que es lo nos hace amar el Sonorama Ribera, la MÚSICA.

El calor abrasador que ha reinado en la península se dejaba sentir bien en el recinto y hacia que la zona de restauración estuviera llena de gente refrigerándose un poquito a ritmo de calimocho de Ribera del Duero y con la música del escenario de fondo. La noche caía y llegaba el primer nombre fuerte del cartel de la edición 2021. SIDONIE pisaba el escenario y Marc Ross y los suyos empezaban el incendio de buen rollo, buenas vibraciones y de muchas tablas ya en el costado para hacernos olvidar todo lo circunstancial y empezar a centrarnos en lo que realmente importa…disfrutar de la buena música.

Llegaba el plato fuerte de la noche. En la última edición celebrada, se subieron por sorpresa al escenario de la plaza del trigo para deleite de la masa allí congregada. El pasado jueves lo volvían a hacer sobre el escenario del Sonorama con la confirmación de ser un grupo importante en nuestra música. VIVA SUECIA a golpe de mucho curro, buenos discos e impecables directos están por méritos propios en la zona noble del panorama musical patrio. Discos como "El milagro", "La fuerza mayor" y "Otros principios fundamentales" han generado un cancionero tan rico que es muy difícil elegir cuales nos gusta escuchar en directo.

No faltaron temas clásicos del grupo murciano como "A dónde ir", "Algunos tenemos fe", "Hemos ganado tiempo", "Lo que te mereces" o "La voz del presidente". El grupo liderado por Rafa Val hizo buenos todos nuestro deseos y volvió a regalarnos un directo solvente, lleno de fuerza y trabajado al detalle del buen gusto. Como el propio Rafa dijo "Hemos venido a tocar mucho y a hablar poco" y aprovechar así, lo máximo posible, el tiempo que les habían concedido para su actuación.

Con ganas de más temas nos quedamos en nuestras sillas, con ganas de más Viva Suecia en directo. Seguramente pronto les volvamos a ver, pero la magia de Sonorama siempre es especial.

DIA 2: El viernes se presentaba con un cartel muy completo donde se mezclaba a un grupo clásico del festival como es Amaral, un grupo de la potencia actual de León Benavente y la presentación en masa festivalera de la promesa musical que son para nosotros Arde Bogotá.

La calurosa tarde empezaba enérgica con Derby Motoreta`s Burrito Kachimba y su buen hacer encima del escenario para girar, en el segundo concierto del día, hacia la mirada más íntima y personal de Anni B. Sweet que nos enamoraba una vez más con su voz dulce y su impecable directo. Bajaba la luz y algo el calor en Aranda para la salida al escenario de Delaporte que hizo bailar y botar a todos los asistentes que en ese momento ya estaban en el recinto y que ya empezaban a ser bastante numerosos.

Con 4.500 personas en el recinto llegaba el momento esperado por muchos, llegaba el momento del cabeza de cartel del viernes, llegaba el momento de AMARAL. EL concierto empezaba con clásicos conocidos de la banda como"Marta, Sebas, Guille y los demás", "Revolución" o "El Universo sobre mí" que eran coreados por la multitud con precisión suiza. EL repertorio elegido para la noche caminaba por temas, generalmente tranquilos, del cancionero del grupo maño como "Cuando suba la marea", "Ruido", "Entre la multitud" o "Mares igual que tú".

El momento más eléctrico del show llegaba con "Kamikaze" y "Hacia lo salvaje" que volvía a terminar con el chute de fuerza que supone el poema "A Galopar" de Rafael Alberti y que Paco Ibáñez elevó a canción emblemática. El cambio de vestuario de Eva introdujo un nuevo elemento de color y un efecto visual que le daba una nueva presencia en el escenario. Llegaba el precioso tema "Halconera" de su último disco para cerrar la noche, quizás, de forma un poco sorpresiva para todo el público asistente y no sabemos si para alguno de los que estaban encima del escenario en ese momento. Cuando parecía que Eva salía del escenario, para dar al staff el elemento en forma de cabeza de halcón que cubría su cabeza al inicio de la canción, se encendieron las luces y se dio por concluido el show. Nos faltaban algunos clásicos de la banda del peso de "Como hablar", "Sin ti no doy nada" o "Estrella de mar" y que tan bien son recibidos en festivales multitudinarios. No sabemos si es que Eva tenía algún tipo de problema de salud. Si algo podemos matizar sobre el concierto bien ejecutado de AMARAL es que la falta de una guitarra acompañante más sobre el escenario hace que Eva tenga que tocar más veces la suya y la fije más de lo necesario al pie de micro y esto reste un poco de movilidad al show. Por otra parte, quizás hay un exceso de coros que no dejan ver de manera tan nítida la magistral voz de la chica del dragón.

La noche y las estrellas ya hacía rato que se habían apoderado del Sonorama y era el turno para LEON BENAVENTE. Era el momento de volvernos locos, de chutarnos energía en vena, de sentirnos vivos. Abraham Boba y los suyos se marcaron un concierto perfecto de ritmo, de intensidad y precisión sonora, perfectamente arropado por un potente juego de luces y sin hacer uso del recurso tan manoseado, alguna vez sin tanto éxito, de las pantallas detrás del escenario.

Y si, no es la mejor manera de ver su concierto sentado en una dura silla de madera, cuando el cuerpo te pide saltar a ritmo"Ser Brigada", "La Ribera", "Estado Provisional" o "Disparando a los caballos" pero se nos olvidaba rápido esta circunstancia, metidos en un espectáculo sencillamente brutal. Algunos ratos de tregua para el descaso nos dieron con temas como"Cuatro monos", "La canción del daño" o "Tu vida en directo".

Pero Abraham, Luis, Edu y Cesar no se habían subido al escenario a firmar un buen concierto, se habían subido al escenario para volvernos locos, para pellizcar conciencias con letras punzantes y para hacernos recordar que la música nos alimenta el alma y aún tenemos las venas llenas de burbujas de sangre hirviendo.

Y si, a nuestro criterio, fue el suyo el mejor concierto de la noche y al mismo nivel de Viva Suecia el día anterior.

Después del éxtasis de los leones, bien entrada la noche y con el recinto aun lleno, llegaba un momento muy deseado por nosotros. Por primera vez se subía ARDE BOGOTÁ al escenario delSonorama Ribera para presentar sus trabajos "La Noche" (2021) y "El Tiempo y la Actitud" (2020) el grupo de Cartagena. Habíamos escuchado sus canciones en nuestro reproductor, pero queríamos saber si el directo se mantenía a la altura de lo grabado en el estudio, si la personal voz de Antonio (vocalista de la banda) tenía los mismos matices en directo y si las potentes letras no perdían fuerza encima del escenario.

Con la actitud, la personalidad y el desparpajo, impropio de un grupo nobel en este tipo de eventos, empezó el concierto. Desde el primer tema ya nos quedó clara una cosa, el público se había quedado a ver a Arde Bogotá, porque cantaban cada una de las palabras que salían del escenario arandino. Pasaban los temas y el grupo demostraba una gran consistencia sonora y los temas sonaban limpios y bien armados. Para seguir con las alabanzas al joven grupo, la personal voz de Antonio sonaba en directo exactamente igual que en el disco, algo bastante poco habitual en estos tiempos de tanta ayuda prefabricada adicional de estudio.

Con solo un disco y un EP el grupo ya tiene temas que parecen de culto como "antiaéreo" y "Exoplaneta" que funcionan a la perfección en directo. Acompañadas por muy buenos temas como"Te van a hacer cambiar", "Tan alto como tus dudas" o "Quiero casarme contigo" presentan un set list robusto. Necesitan tiempo y conciertos para ir puliendo detalles, pero creemos que tienen todo lo necesario para ser el cabeza de cartel de este festival dentro de unos años, solo va a depender de sus ganas de conseguirlo, porque el talento lo tienen. Sin duda alguna, ARDE BOGOTÁ es la revelación de este Sonorama 2021 y espero poder confirmarles en persona dentro de unos años, a Antonio y los suyos, esta predicción (aunque en ese momento serán una gran banda, habrá solo tiempo para medios masivos y no se podrán acordar de esta humilde crónica).

DIA 3: El sábado era un día especial, un nombre por encima de todos, una banda que es un referente de culto, el grupo en el que se aglutina entero el más que manoseado término del "indie", los chicos que metieron una tarde, en un solo concierto, 38.000 personas en laCaja Mágica (Madrid), el sábado era el día de VETUSTA MORLA.

Un clásico de festival y todos unos veteranos como LA HABITACIÓN ROJA no podía faltar en una edición tan especial como esta. Un Sonorama donde se agrupaban tantos y tan variados sentimientos, por todo lo que hemos vivido con esta pandemia y la no celebración del festival el año pasado. Era la ocasión perfecta para brindar por todas las bandas que han sido historia de este evento que va más allá de la propia música. Sonorama es un sentimiento.

No podemos olvidar destacar el ritmo frenético sobre el escenario cuando había que montar y desmotar todo lo que llevaba cada grupo en escena. Con milimétrica puntualidad empezaron los conciertos y sin problemas sonoros de importancia que en el lado de las sillas se pudieran percibir. Ha habido ediciones con más problemas técnicos que esta edición que se ha celebrado en estas circunstancias tan difíciles para los técnicos.

Cual crupier en el casino y justo después de la aparición de Javier Ajenjo (Director del Festival) en el escenario para brindar por esta edición tan complicada, ya podíamos decir la frase de "No va más". Era la hora de ver sobre las tablas, después de 6 años, a Vetusta Morla.

Pucho estuvo hablador todo el concierto e interactuando constantemente con el público. Al inicio del show le vimos preocupado con el sonido de alguno de los elementos que estaban encima del escenario, esto le llevo a realizar algún gesto más que intenso y que incluso le llevo a abandonar por unos segundos el escenario para hablar con su staff.

En esta gira de clásicos hubo tiempo para temas que están clavados ya en nuestra mente como "Laderiva", "Cuarteles de invierno", "Valiente" o "Maldita dulzura". No podemos dejar de mencionar la colaboración de "Fetén fetén" y como se viene nuevo disco encima del grupo madrileño, nos regalaron el primer adelanto ya estrenado del mismo "Finisterre".

Te puede gustar más o menos el grupo, te puede atrapar más o menos pero no hay discusión posible sobre lo que hacen encima de un escenario. Son la mejor banda de este país, con un directo limpio y muy bien trabajado, la compenetración de todos es prefecta, con un desarrollo de iluminación y visual brillante y con una solvencia al alcance de muy pocos.

Fue una actuación que hizo un recorrido por los grandes temas del grupo de todas sus épocas, un show enérgico, vibrante, sin tiempo para el descanso, sin temas de relleno y sin esas fases valle a mitad de concierto tan peligrosas en los directos. A los madrileños se le fue un poco el tiempo de actuación, de lo previsto en un primer momento por la organización, pero no creo que nadie se diese cuenta y mucho menos que le importase ni lo más mínimo (Ojalá hubieran estado 30 minutos más). VETUSTA MORLA volvió al Sonorama para confirmar que son el faro de guía musical nacional en la actualidad.

Después de la actuación de los madrileños, llegaba el momento de soltar el cuerpo un poco, de bailar y que mejor manera de hacerlo que con la diversión de VARRY BRAVA. A ritmo de su último trabajo "Hortera" el grupo levantaba los ánimos, los brazos y algún culete del asiento del respetable. Llegaba la hora, la de hacer balance, la de asimilar lo vivido, la de comprender lo que ha supuesto la edición 2021. Mientras apurábamos los últimos tragos de nuestras bebidas, era JACK BISONTE el encargado de bajar el telón, por este año, en Aranda de Duero.

Permítanme esta licencia futbolística para cerrar esta crónica, para cerrar el Sonorama más extraño de nuestras vidas….

"Sonorama…you will never walk alone"

Autor: Víctor López
Lugar: Aranda de Duero
16 de agosto de 2021